Logo de Eduardo Sanchez Rugeles: Historietas, fraudes y mudanzas

Apuntes sobre Vivo-El Musical (II). La correspondencia

Posted on 31st Aug 2015

Algunas emociones paralizan. La primera temporada de Vivo, El Musical terminó ayer en (mi) madrugada y apenas he logrado reponerme. La experiencia de la ovación (incluso por audio o clip de video) es uno de los más valiosos privilegios del artista; todos aquellos que no formamos parte del mundo de las tablas, no somos capaces de imaginar el vertiginoso sacudimiento que produce un aplauso honesto. Compartir los aplausos de los últimos días con el equipo de Vivo ha sido una sensación inédita e indescriptible. Ahora que la temporada terminó, me propuse escribir un post contando mis primeras impresiones, pero me preocupa dejarme llevar por los excesos del entusiasmo. Ante la parálisis, ante la página en blanco, dediqué la mañana a revisar mi correspondencia con Carlos Rivas y a examinar cómo se gestó (y se desarrolló) este maravilloso proyecto. Comparto con los lectores de la página y los espectadores de Vivo, una pequeña parte de esa correspondencia. En ausencia de palabras, la emoción apenas me permite hacer un copy and paste.

Hace un año, aproximadamente, tuvimos el primer contacto. Ocurrió a través de mi descuidado Facebook-Oficial:

 

  

Hablamos por Skype y luego vinieron los e-mails. Copio a continuación algunos fragmentos:

 

de:         Eduardo Sánchez Rugeles

para:     Carlos Rivas

fecha:   24 de junio de 2014, 11:54

 

…Te puedo adelantar algunas ideas o reflexiones generales que he tenido con respecto a Guaco (Vivo):

- Podemos hacer una especie de monólogo, con un único actor en escena o maestro de ceremonias que vaya exponiendo los textos y modelando las atmósferas que preceden a los números musicales. (También sería interesante hacerlo con una mujer).

- Lo esencial es la música. La clave del éxito de este proyecto (a mi juicio) está en los arreglos musicales. Ya lo hemos hablado: el sonido de Guaco es único, nadie toca como esos carajos; ni siquiera conjuntos de prestigio. Creo que el proyecto sería débil (e incluso malo) si nos dedicamos, simplemente, a versionar las canciones de Guaco a la manera de una orquesta equis en una fiesta de matrimonio. Creo que aquí la clave debe ser otra. La originalidad en el arreglo, la versión rara, nos dará un plus tremendo y, además, nos permitirá vincular la música al parlamento del actor. En este sentido, como te sugerí alguna vez, me planteé un arreglo muy soft de voz y piano para "Sentimiento Nacional". Creo que sería arrechísimo. Tengo en mente una versión de tango para "Me vas llevando". Todo esto estaría justificado en el texto. Quiero decir: la premisa de la obra es que Guaco es la venezolanidad. Definir la venezolanidad es imposible. Este país es un peo, un desastre, una contradicción, una paradoja, un malestar, equis, sin embargo, Guaco es un elemento de comunión, de convergencia, "lo que tenemos en común". Guaco, además, es nuestra voz en el mundo; es algo que podemos mostrar. De ahí la sugerencia de adaptar los temas de Guaco a ritmos o géneros populares en otros países (El actor/narrador reflexionará en el texto sobre todo esto que te comento). He pensado muchas versiones: "Todo quedó, quedó" en folk (voz y guitarra, dylaniana); "A comer" blues, con coros y otras que te comentaré con más detalles en un próximo informe o cuando nos veamos. Tengo una que me encanta (Eso sí, necesitamos un carajo que nos adopte la canción al portugués). Imagínate la vaina. Escena: el actor está hablando del recorrido de Guaco por el mundo y hace una referencia a Brasil. Cierra los ojos y escucha: imagina un arreglo bachianno, a lo Caetano Veloso. Y, de repente, el mismo actor o algún cantante se lanza: "Regala-me tu amor en primaveira / ou la soumbra de tuas ollos ou tu terno corazao". Continúa el arreglo bossa, suprimimos el coro final. Y quedaría arrechísimo... Digo yo. (Eso sí, necesitamos unos músicos brutales. Esa parte te toca).

- Este musical debe cerrar con "El sueño de Simón". Penúltima "Vivo", última "El sueño". La idea es escoñetarle la emocionalidad al espectador, dispararle al pecho y con este tema, Jorge Luis Chacín se pasó de maracas...

 

de:         Carlos Rivas

para:     Eduardo Sánchez Rugeles

fecha:   25 de junio de 2014, 14:38

 

Ayer tuve una larga reunión con José Alfonso Quiñones sobre la obra; Jose, además de ser mi padrino musical, mi amigo y como mi hermano mayor, es una de las personalidades creativas más importantes del Guaco post Archipiélago. Escultura, por ejemplo, que es un disco de 12 temas tiene 8 temas de él y 4 han sido número uno en Venezuela. José Alfonso es la llave que abre la puerta con los Guaco y muy especialmente con Gustavo Aguado. A Jose le fascina la idea (que creo que es un tubazo por donde la mires) y va a colaborar con nosotros en todo lo que es la dirección musical. Jose va a esperar el brief, ensayo o como se llame para él mismo sentarse con Gustavo y “participarle” que estamos desarrollando este proyecto que no es más “un homenaje” al legado de los Guaco en nuestra cultura.

Para la dirección musical hice el fichaje del verano: Adolfo Herrera. Adolfo es uno de las músicos contemporáneos mejor cotizados en este país, percusionista graduado en Berkeley. Ha trabajado con Aquiles Báez, Siudi Garrido, Victor Muñoz entre otros, integrante de Wahalaa y mata más que el ébola, es un duro y amigo personal.

Pero, quizás, la lectura más importante será la Óscar Gil, el director de la obra quien, como ya te conté, hizo un montaje brutal de Sueño de una noche de verano. Pero para hablar con Óscar lo esencial es tener el guión en la mano. Así que en estos momentos usted arrastra la maleta.

 

de:         Eduardo Sánchez Rugeles

para:     Carlos Rivas

fecha:         6 de octubre de 2014, 13:20

asunto:                Reporte

Carletto:

¿Cómo te va?

Te paso un reporte sobre el trabajo de escritura del guión del musical. Estoy trabajando bien, cómodo y dentro del cronograma. Te cuento. Tengo 3 personajes:

- 1 jeva. (25-30años, aprox). Sería ideal tener una chama mediática, con capacidad histriónica pero también vocal. ¿Tienes a alguien en mente?

- 2 tipos. Uno es el padre de la anterior, por lo que necesitamos a un actor un poco mayor. El tercero es el que se comerá el show, es un italiano, puede ser un tipo cuarentoso que, incluso, podría tener un perfil humorístico (de esos stand up comedy que hacen ahora).

Este mes estoy trabajando exclusivamente en Vivo. Tengo algunas dudas con respecto al desenlace pero, en general, estoy conforme con el proyecto y te puedo decir que va avanzando bien. "Todo quedó quedó", en versión folk (guitarra y armónica) será uno de los momentos más emotivos de la noche y, por supuesto, "El sueño de Simón".

Tengo algunos requerimientos de producción, pero no quiero volverme loco. En este sentido, te hago una pregunta: ¿Cuántos músicos estimas tener en escena? ¿Con cuánta gente contamos, en ese sentido? Te lo pregunto porque, en algunos momentos, al margen de los 3 principales, sería chévere poder utilizar a los mismos músicos como extras: mesoneros, clientes, peatones, cosas así. ¿Me explico?

 

de:         Eduardo Sánchez Rugeles

para:     Carlos Rivas

fecha:   27 de octubre de 2014, 13:57

asunto:                Sobre "Guaco:vivo"

 

Hablemos de Guaco, vivo.

Hermano, eso'ta listo. El próximo lunes (03/11) te estaré mandando el guión completo.

He seleccionado 14 canciones de las cuales algunas se interpretarán completas y otras de manera fragmentada. El guión tiene una extensión de 25-30 páginas, que sería corto si pensamos en una obra de teatro convencional pero, a mi juicio, suficiente si pensamos en la duración de los números musicales. Calculo que el evento tendrá una duración total de una hora y cuarto/hora y media. No más. Esta valoración, sin duda, quien podrá hacerla con argumentos más sólidos será Gil.

Esta semana la dedicaré a reforzar algunos parlamentos, corregir formas, mejorar algunas transiciones y someter el argumento a autocrítica. Es una primera propuesta. La idea es que, tras una conversación contigo y el director, el guión pueda mejorar y cambiar en lo que te tenga que cambiar.

Junto al documento que te enviaré el lunes te haré llegar también una síntesis de requerimientos de producción. Hay una cosa medio multimedia, trabajo con video que me imagino que no resultará nada extraño ni imposible para la producción. La locación es una sola: un bar. 3 personajes, dos hombres y una mujer. La mujer (30, aprox) tiene que tener aptitudes para cantar. "Vivo", "Quiero decirte" y "Sentimiento nacional", por ejemplo, las cantará ella. Los otros dos personajes no tienen, necesariamente, que ser cantantes. O sí… ya veremos. La elección de la chama es clave. Por ahí está esta chama que hace lo de La Lupe que es un monstruo, no la conozco pero tiene un vozarrón; aunque lo del casting es tema de ustedes.

¿Qué más te cuento? Me gusta. Todavía siento que se pueden mejorar un par de cosas: ciertas transiciones entre música y texto me resultan forzadas. "Todo quedó, quedó" (versión folk, armónica, guitarra y voz) es una de las vainas que más me gusta de todo lo que he hecho en los últimos años, nada más en el papel se me paran los pelos, no me lo imagino en directo (seguro que Quiñones se hace un arreglo brutal). Sospecho que la ovación que vendrá después de esto será de otro nivel, pero es mejor no especular, no contemos pollos. Otros buenos momentos: El intro con Cigarrito y café instrumental, Sueño de Simón, Vivo.... En general, creo que está chévere.

La semana que viene entonces, el lunes 03, recibirás el guión de Guaco, vivo. Redactarlo y caerme a Guaco durante todo este tiempo fue un placer. Gracias por la invitación.

 

de: Carlos Rivas

para:     Eduardo Sánchez Rugeles

fecha:   27 de octubre de 2014, 15:29

asunto:                RE: Sobre "Guaco:vivo"

 

Muy ansioso de leerte, hermano.

Sobre los actores. Sí, se podría hablar con Mariaca, pero vamos a esperar para leer el guión. El tipo mayor, sin duda, tiene que ser Cayito Aponte y al italiano cuarentoso podemos buscarlo. ¿Rolando Padilla?

Lo que no te perdono es que me escribas este correo y no me mandes el guión. Así no se vale.

 

de:         Oscar Gil Salazar

para:     Carlos Rivas, Eduardo Sánchez Rugeles, José Alfonso Quiñones

fecha:   27 de enero de 2015, 3:33

asunto:                post reunión Teatro Chacao

 

Estimado equipo “VIVIENTE”, ¿Cómo están todos? Les escribo luego de la muy provechosa reunión de hoy con la alcaldía de Chacao, para ver la posibilidad de fecha en el Centro Cultural.

En lo referente al texto, estoy dándole una ojeada nuevamente para empezar el proceso de creación de la puesta en escena, de esta revisión me surgen algunas ideas o planteamientos para revisar con Eduardo. Me gustaría hacer un cambio a nivel de representación que pienso le puede dar un sentido más coherente a la presencia de los músicos y hacer el espacio escénico más orgánico. Por otro lado, me gustaría conversar y revisar bien las edades de Aldo y Antonio. Así como ver la posibilidad de cambiar sus nacionalidades. Créanme, funcionará.

______

Todo lo demás lo viví por WhatsApp: los ensayos, la ansiedad, los nervios, las expectativas, la gira de medios desarrollada por Mirla Castellanos (quien, amablemente, fue una leal informante de todo lo que pasaba en el teatro y sus alrededores), el estreno, los tuits, las risas, los bailes, las lágrimas. Todavía no me lo creo. Creo que Vivo funcionó porque, de la mejor manera, se logró hacer un sólido trabajo en equipo. La idea original es de Carlos quien, sin duda, es uno de los mejores productores con los que he trabajado en mucho tiempo; su capacidad de gerencia y administración de voces es digna de encomio. Todos los demás hicieron un trabajo admirable, complementario, solidario, enérgico.  A todos ellos, les expreso mi más honesto agradecimiento: por la confianza, la persistencia, la necedad, la música, las ausencias, las presencias, la dignificación de los oficios, por Todo quedó quedó, las paradojas, las nostalgias, las soledades, las distancias, la memoria de Aldo, por el Pastelero y por reforzar la convicción de que, con empeño, honestidad y trabajo, cualquier idea puede hacerse bien. Y a ese viejo amigo de Letras que, hace unos meses, me dijo: “¡Qué bolas, Rugeles, pa’lo que quedaste, pa’escribir musicales de Guaco. ¡Qué raya!” no me queda más que pedirle que, en una próxima reunión, tenga la deferencia de brindar las cervezas.

Reitero mi gratitud para Carlos, Óscar, José Alfonso, Mariaca, Cayito, Rolando, Adolfo, Rubén, Diego, Pedro, el Morocho, Ramoncini, Mirla, colaboradores, técnicos y demás guaqueros integrantes de Vivo-El Musical. Y a José Sánchez, mi padre, sin cuyos consejos y enseñanzas nunca hubiera sido capaz de ensamblar mi momento favorito de la pieza, justo antes de El sueño de Simón.

 

En octubre, seguiremos en Maracaibo. Más información sobre próximas fechas en las cuentas de @vivoelmusical