Logo de Eduardo Sanchez Rugeles: Historietas, fraudes y mudanzas

#MementoMori: El juego de Theodore

Posted on 24th Apr 2014

HER

PELÍCULA: Her DIRECTOR: Spike Jonze AÑO: 2013

Todo juego significa algo”, arenga el viejo Huizinga (1872-1945) en su clásico ensayo Homo ludens. Una escena de Her (Jonze, 2013), el romance futurista entre un melancólico y un software, me hizo recordar aquella idea remota e imprecisa. En medio del insomnio, historiador y cineasta moderaron el foro e identificaron el #MementoMori.

Lo que más me llamó la atención de esta película fue el elemento lúdico, la persistencia del tedio en un tiempo futuro cercano y verosímil. Theodore (Joaquin Phoenix) se aburre y juega. El escenario es tridimensional. Un planeta de hielo, parecido al viejo Hoth, ocupa el salón principal del apartamento. El jugador está integrado a la locación gélida. El control es invisible, la interface avanza según el movimiento dirigido por los dedos y la mirada. Theodore está perdido. Aparece, entonces, el niño extraterrestre. Se trata de un original alien, necio e impertinente. El propio Jonze modela la voz de este atrabiliario guía encargado de llevar a Theodore por los laberintos de su mundo virtual (y perdido). El niño extraterrestre es grosero e irritante; insulta al jugador desorientado quien, a pesar de los agravios, cumple con el viejo ritual del pasatiempo.

Her es una proyección (integrada y apocalíptica) de la sustitución humana por la máquina, un ejercicio de inteligencia y sensibilidad artificial en el que las personas luchan, de manera constante, contra la soledad y el inmortal aburrimiento. Jonze parece suscribir la tesis de Huizinga, la del juego entendido como “uno de los elementos espirituales fundamentales de la vida”. Vale preguntarse, al final, si la intensa relación entre Theodore y el atractivo programa informático, no fue solo una manera original e irreverente de matar el tiempo (el amor entendido como una forma de entretenimiento).