Logo de Eduardo Sanchez Rugeles: Historietas, fraudes y mudanzas

#MementoMori: Tratado de Soledad Contemporánea

Posted on 16th Apr 2014

Shame

PELÍCULA: Shame DIRECTOR: Steve McQueen AÑO:2011

Si tuviera que hacer una compilación de momentos tristes en el cine contemporáneo, sin ninguna duda, esta escena estaría entre las elegidas. “Start spreadin' the news, i'm leavin' today…”, recita Carey Mulligan en primer plano. El arreglo musical modela una versión de la fiesta melancólica y patética. “La ebullición y el optimismo de Sinatra se transforman en una súplica trágica y desesperada”, comenta la actriz en entrevista a Los Ángeles Times. La felicidad aparente es derrotada por la ironía.

La crítica (y parte del boca a boca) suele describir esta película con un comentario que, a mi juicio, no le hace justicia: la historia de un hombre adicto al sexo. Sospecho que hay algo más en Shame. La tragedia de Brandon (Michael Fassbender) resume un Tratado de Soledad Contemporánea. Los protagonistas son animales domesticados por las costumbres y los excesos del siglo. La afición a la pornografía aparece como una necesidad de contacto, el amor virtual es la apuesta vana por un poco de afecto.

La escena del bar, el #MementoMori, es una síntesis de la derrota del héroe. El canto desahuciado de Sissy (Carey Mulligan) describe los recovecos de una ciudad podrida, artificial, claustrofóbica. “Cuando Brandon se ve obligado a escuchar cantar a su hermana, es el único momento de la película en el que el personaje nos permite ver un poco dentro de sí”, alega el director. Después de Shame, "New york, New York" se convierte en una elegía.