Logo de Eduardo Sanchez Rugeles: Historietas, fraudes y mudanzas

#MementoMori: La mirada del vencido

Posted on 28th Oct 2013

John Wayne - Fort Apache[1]

Marlene Dietrich (1901-1992) dice en sus memorias que John Wayne (1909-1977) era un actor con registros dramáticos limitados. “Se contentaba con recitar los diálogos; con el tiempo ganó un poco de seguridad en sí mismo, pero nunca tuvo talento” (Marlene D por Marlene Dietrich). Al margen de esta apreciación (bastante común entre sus contemporáneos), creo que hay varios momentos notables en la carrera de Wayne. A mala memoria, evoco algunas de sus películas bajo la dirección de John Ford (1894-1973): El largo viaje a casa (1940), El hombre tranquilo (1952), The searchers (1956), El hombre que mató a Liberty Valance (1962) y, con mayor afecto, los últimos minutos de Fort Apache (1948).

El general Thursday (Henry Fonda) condena a sus hombres a la inevitable derrota. El ejército del jefe indio Cochise lo supera en número y estrategia. La soberbia del militar se empeña en defender un honor hipotético. El capitán Kirby York (John Wayne) sabe que el plan de ataque diseñado por su superior es un suicidio colectivo pero, condicionado por el principio de la obediencia, asiste a la matanza. El general Thursday es herido de bala, cae del caballo. La primera línea de batalla, en la que Ward Bond, Pedro Armendáriz y otros personajes imprescindibles en la imaginería fordiana se enfrentan a los aguerridos Apaches, es derribada en minutos. La caída de Henry Fonda parece ser el momento ideal para anunciar la retirada. John Wayne avanza en su búsqueda y lo ayuda a levantarse. El general Thursday solo debía dar la orden y pedir a sus hombres que regresaran al campamento donde los esperaban sus esposas e hijas (entre ellas, la adolescente Shirley Temple). Es el fin de la batalla, intuye el personaje de Wayne pero… para su malestar, el general Thursday decide apostar por el honor  y el sacrificio. Henry Fonda, herido de muerte, se levanta, toma un caballo y se inmola junto a sus soldados. La reacción de Wayne (el primer plano elegido por Ford) refuta los lugares comunes sobre la inexpresividad del actor. La mirada del vencido sugiere una serie de por qués, de maldiciones, de ofensas, de preguntas sobre el sentido moral de la guerra y los mitos fundacionales del Monument Valley.