Logo de Eduardo Sanchez Rugeles: Historietas, fraudes y mudanzas

#MementoMori (Presentación)

Posted on 17th Oct 2013

MementoMori

Desde hace tiempo quiero enfocar el contenido de la página en una serie de comentarios sobre cine. Las primeras ideas, sin embargo, tenían la estructura de la reseña o la crítica clásica, algo que quise evitar por incomodidad y redundancia. En la actualidad, el modelo de reseña goza de suficiente popularidad; cualquier portal o blog aficionado tiene una oferta superlativa en la que, con mayor o menor fortuna, se parafrasean argumentos de películas. Por otro lado, he perdido interés (tanto en cine como en literatura) en el ejercicio de la crítica. En este espacio, no me interesa cuestionar la libertad del gusto ni denunciar (supuestas) debilidades o fortalezas. Ante tales dudas, la propuesta se mantuvo incompleta. Solo al releer los Momentos inolvidables del cine de Juan Marsé encontré lo que buscaba. La imagen del camarote de los hermanos Marx, comentada por el autor catalán, me sugirió la idea del MementoMori. Siguiendo el ejemplo de Marsé, apostaré por una idea sencilla y, curiosamente, en creciente desuso: el comentario.

Utilizaré algunos entradas de la página para, simplemente, citar los momentos del cine por los que siento preferencia. Sin afán programático o normativo, me limitaré a comentar aquellas escenas de filmes que llegaron a estremecerme, agobiarme, conmoverme o mortificarme. Hablaré, indistintamente, de clásicos, películas contemporáneas, mitos de serie B, superproducciones o fracasos comerciales. El gusto y el disgusto serán los únicos criterios. Evitaré la generalización erudita o la proyección de fobias. Utilizaré el hashtag #Mementomori para compartir estas impresiones con amigos cinéfilos y, si les interesa, intercambiar comentarios. Pero el Memento no estará limitado a asuntos cinematográficos. También procuraré contar algunas escenas de novela, imágenes de cuentos, versos libres de poemas, metáforas de canciones populares, puestas en escena o capturas fotográficas que se me hayan quedado en la cabeza.

Puede ser (o no), una buena manera de perder el tiempo.