Logo de Eduardo Sanchez Rugeles: Historietas, fraudes y mudanzas

La generación inmolada y el clientelismo de la ineficiencia

2012-10-10 02:53:55

 

Desde hace algún tiempo, tengo una humilde sospecha: a esa señora yo no le creo nada. A su lado, la palabra empeñada por el títere de Carlo Collodi (aún con la nariz hinchada), tendría mayor credibilidad. Todavía existe el derecho a la opinión y la duda. Es probable que, en los próximos años, los pensamientos humanos sean susceptibles de censura y tipificados como delito por las leyes venezolanas pero, en estos días de duelo, aún podemos afirmar que para muchas personas algo huele a podrido en el centro de Caracas. En este sentido, con afición cartesiana comparto mi discreto comentario: dudo de la objetividad del árbitro, dudo de la transparencia del proceso electoral, dudo de las lealtades y compromisos de las personas que dirigen esa sospechosa oficina.

Leer más

Perdido entre la decepción y la belleza

2012-08-15 15:22:28

Descansar ya no es lo que era. La vida cotidiana, incluso en los llamados días de asueto, está condicionada por el estrés y la neurosis. No me gusta la rutina de mi siglo. Mi reticencia se funda en la creciente inactividad de la memoria. Todas las mañanas me pregunto cómo sería la vida sin la férrea vigilancia de un teléfono celular o el cancerígeno BlackBerry. Me incomoda reconocer que formo parte de una generación anestesiada por Facebook y Twitter. En nuestros días, la felicidad y la desgracia se reducen a 140 caracteres o un aséptico Me gusta. Google y Wikipedia, entre otros demiurgos, transformaron la experiencia estética en mera información. El sopor del siglo también ha contaminado el diseño y el goce de las vacaciones. No hay lugar para la conmoción ni la sorpresa. El reposo y el placer se vuelven categorías extintas. Contaré un par de casos que resumen mi experiencia de la decepción.

Leer más

La ciudad del vacío

2012-05-06 19:57:31

A Ivanna, Pita, Lela, Ro, Fa, Johann y los otros.

“La Copa América sacó lo peor de la venezolanidad”, me dijo recientemente un amigo desterrado. El comentario del apátrida no se refería al nivel competitivo del equipo, su ironía se enfocaba en la vulgaridad de la afición, en la pobreza del lenguaje laudatorio, en el hecho trágico de una sociedad que nunca aprendió a perder y que tampoco sabe ganar. Ecuatorianos, chilenos, paraguayos y peruanos fueron las víctimas de nuestro más valioso patrimonio: el agravio. En aquel tiempo, las trincheras de Facebook y Twitter (la sensible mirada del anonimato) enunciaron una serie de insultos desproporcionados, racistas, incendiarios y prepotentes contra la idiosincrasia de los rivales. Todo, en teoría, con el fin último de celebrar nuestra idea retórica de patria.

Leer más

Los "peomas" de Blue Label/Etiqueta Azul

2012-03-23 15:52:20

Cuenta Eugenia Blanc en sus cuadernos que, el día que visitó por primera vez la casa de Titina Barca, se encontró con un curioso recital de peomas (BL/EA:31, Libros de El Nacional, 2010). Muchos de esos trabajos, por cuestiones de espacio, fueron suprimidos de la novela. Actualmente, los peomas de José Miguel, Titina, Nairobi, Mel y Pelolindo permanecen dispersos en servilletas, facturas de Subway y olvidados cuadernos de colegio.

Leer más

La última clase

2012-03-21 23:31:30

Consideraciones en torno a la educación en Venezuela y el vil asesinato de Karen Berendique.

IMAGEN:CARMEN LUNA.

«¡Qué desgracia tener que enseñar la historia de esta mierda!», escribí en la parte de atrás de un voucher. Transcurría, entonces, el año 2006 y era profesor de la cátedra Historia de Venezuela. La radio matutina contó las noticias de la Nueva Sodoma. Lo de siempre, ocurrió un asesinato atroz (hoy día olvidado, como tantos). La indignación me impedía levantarme. En una hora, aproximadamente, comenzaría mi clase en el colegio. En la mesa de noche encontré un voucher y un bolígrafo sin mucha tinta: «¡Qué desgracia…», escribí.

Leer más