Logo de Eduardo Sanchez Rugeles: Historietas, fraudes y mudanzas

LIUBLIANA, Premio de la Crítica 2012. Discurso de Recepción.

2014-01-31 13:02:28

Puente de los dragones

  Cuentan las leyendas familiares que mi tatarabuela fue una mujer indígena e iletrada.   Mi padre, quien sintió un gran afecto por ella y la recuerda como la persona más sabia   que ha conocido, me contó que el día de su muerte, todos sus amigos de Barlovento      viajaron a Caracas para participar en el sepelio. Nunca antes habían salido de Capaya.  Cuando llegaron a Guatire, aturdidos por la inmensidad y el concreto, vieron con      asombro a una multitud que esperaba en una esquina. ¡Es aquí!, pensaron los viajeros.  Uno de ellos se acercó a la fila y, amablemente, preguntó si esa ciudad grande se    llamaba Caracas y si esa era la cola para despedir a Felipa. «No, señor —le  respondieron—, nosotros estamos haciendo la cola del autobús. Caracas es mucho    más lejos».

Leer más

Discurso de Recepción Premio Iberoamericano de Novela Arturo Uslar Pietri

2010-08-26 19:03:15

Asuntos urgentes demandan nuestra reflexión. En esta oportunidad, no me pronunciaré en torno a los posibles méritos o deficiencias de una novela llamada Blue Label/Etiqueta Azul. El difícil arte que supone hablar de sí mismo exige un sentido de la humildad, la economía de medios y la autocrítica que, en ocasiones, dada la ambigüedad de las actitudes humanas, suele confundirse con la prepotencia. Si Arturo Uslar Pietri, con fina ironía, declinó hablar de sus Las Lanzas Coloradas en el ensayo Hombres y letras de Venezuela, no pretendo refutar esa lección. En esta ceremonia, podría improvisar una sugerente reflexión sobre los motivos, complejos, pesquisas e intuiciones que, actualmente, configuran la escritura en América; podría, en ejercicio lúdico, ofrecer un desmontaje pseudoerudito del canon de nuestra historia literaria; podría imitar los ejemplos de Roberto Bolaño, Vila-Matas o Vallejo y, alternativamente, exponer transgresiones sagaces, ironías metaliterarias o invectivas tremendistas. Los últimos sucesos, sin embargo, me obligan a utilizar la literatura como mero contexto. Hoy debo hablar de otros asuntos. La revisión fragmentaria de los ensayos de Arturo Uslar Pietri permite apreciar, a primera vista, los avatares de una obsesión; obsesión que ha sido el epicentro de recientes insomnios, monólogos inconclusos, refutaciones silentes y paradigmas revocados. En esta oportunidad, sin falsos entusiasmos ni militancia maniquea, pretendo ofrecer algunas consideraciones en relación con la más aguda de todas las mortificaciones de Arturo Uslar Pietri: hoy, debo hablar de Venezuela. Desde las limitaciones del ingenio, utilizaré este espacio para improvisar un Pizarrón.

Leer más